Nuestros servicios: Así son las deducciones fiscales por I+D+i

 

La realización de actividades de innovación puede deducirse en el cálculo del Impuesto sobre Sociedades, aunque estos gastos ya estén recogidos en la cuenta de resultados. Independientemente del sector, facturación o tamaño de la empresa, las deducciones fiscales por I+D+i pueden ser aplicadas por cualquier sujeto pasivo del Impuesto sobre Sociedades que lleva a cabo proyectos de innovación.

 

1.     VENTAJAS DE LAS DEDUCCIONES FISCALES POR I+D+i

 

 

2.     ¿QUÉ SON LAS DEDUCCIONES FISCALES DE I+D+i?

 

Una deducción fiscal por I+D+i es un cálculo basado en los gastos asociados a la mejora significativa de productos o procesos llevados a cabo por una empresa.

En una definición más técnica, se entiende como una excepción en el marco fiscal para incentivar determinadas actividades mediante la desgravación adicional de unos gastos que ya han sido contabilizados en la cuenta de resultados. Para ello, el Estado permite la documentación y la certificación de tales actividades de forma oficial, pudiendo solicitar así la desgravación mencionada.

 

Las deducciones fiscales por proyectos de Investigación+Desarrollo (I+D) y/o innovación Tecnológica (iT) son uno de los instrumentos utilizados por la Administración General del Estado para fomentar la I+D+i empresarial, vía reducción de impuestos. Su destinatario son los sujetos pasivos de dicho impuesto.

 

El sistema español de deducciones fiscales por I+D+i es de los más favorables del mundo, pudiendo alcanzar hasta un 42 % de los gastos directos. Frente a otros incentivos a la I+D+i, las deducciones fiscales presentan las siguientes ventajas:

– Tienen unos efectos económicos equiparables a los de la subvención, pero no tributan.

– La aplicación es libre (todo tipo de áreas de conocimiento y volúmenes de gasto), y general (para todas las empresas, sea cual fuere su CNAE o tamaño).

– Las deducciones no están sometidas a concurrencia competitiva con un presupuesto predefinido; las genera cada empresa, cuando realizan actividades de I+D y/o iT, de acuerdo con las definiciones establecidas en la Ley del Impuesto de Sociedades.

– La generación de la deducción fiscal es proporcional a las actividades de I+D+i desarrolladas, y se aplica en la liquidación anual del impuesto de sociedades, hasta cierto límite de cuota. No obstante, la deducción generada pero no aplicada puede aplicarse en ejercicios posteriores, e incluso existe un supuesto de adelanto monetario de la deducción pendiente de aplicar.

 

3.     DEFINICIÓN DE CONCEPTOS

 

Las condiciones para la aplicación de esta actividad se encuentran en el marco regulatorio es la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades. En su Capítulo IV, el artículo 35 recoge las medidas que regulan las deducciones fiscales a la I+D+i, así como las normas sobre su aplicación en el artículo 39.

Así, a continuación, se exponen los diferentes conceptos que el Ministerio de Economía y Competitividad entiende por Investigación y Desarrollo, así como también por Innovación Tecnológica:

  

4.     BASE DE LA DEDUCCIÓN

 

Una vez calificada la actividad como I+D+i, se calcula la base de la deducción, que estaría constituida por los gastos soportados por la empresa en cuanto estén directamente relacionados con dicha actividad, en concreto:

Gastos en proyectos (personal, amortizaciones, fungibles, colaboraciones externas, otros), siempre que cumplan:

a) Gastos directos,

b) Individualizados por proyectos y,

c) Aplicados de forma efectiva al proyecto.

 

5.     CÁLCULO DE LA DEDUCCIÓN

 

Tras determinar el tipo de proyecto (investigación y desarrollo, o innovación tecnológica) y la base de la deducción, se podrá calcular la cuantía de dicha deducción. Este incentivo puede alcanzar el 59% del gasto invertido en el proyecto de I+D (investigación + desarrollo). O bien, el 12% si es una actividad de IT (innovación tecnológica).

 

6.     EN RESUMEN: ASÍ SE GENERA UNA DEDUCCIÓN POR I+D+i

 

Se califica el proyecto empresarial de I+D+i en una de sus apartados: Investigación, Desarrollo o Innovación Tecnológica. El artículo 35 de la Ley del Impuesto de Sociedades recoge cada uno de estos términos.

 

Se calcula la base de la deducción en función de los gastos soportados por la empresa directamente relacionados con la actividad calificada como I+D+i. Estos gastos son: costes de personal, colaboraciones externas, material fungible y otros gastos.

 

Tras determinar la base de la deducción y en función de la calificación, se obtendrá el porcentaje de deducción aplicable. Esta nos va a generar el crédito fiscal.

 

La cuota íntegra menos la deducción obtenida, es el importa a pagar en el Impuesto sobre Sociedades. Destaca que el importe de la deducción no aplicado se puede aplicar en los 18 ejercicios siguientes.

 

7.     ¿ERES UNA EMPRESA CON UN PROYECTO INNOVADOR? ¡APROVÉCHALO!

 

Las deducciones fiscales por I+D+i son un incentivo apto para todo tipo de empresas. Si tienes un proyecto innovador, puedes contactar con nuestro equipo técnico aquí.   

 


noticias-actualidad-evalue-innovacion