El programa de ayudas de I+D de Murcia genera una inversión de más de 7 M€

El Instituto de Fomento ha reforzado su línea de ayudas para fomentar la I+D en el sector privado durante el año pasado. En 2017, esta línea de ayudas incentivó a 57 empresas, que generaron una inversión propia de más de siete millones de euros.

El Instituto de Fomento de la Región de Murcia otorgó subvenciones por valor de dos millones de euros a las empresas beneficiarias de esta línea de ayudas. Este incentivo del ente público murciano ocasionó la creación de 152 puestos de trabajo. Además, se han mantenido 1.472 puestos de trabajo, de los cuales, el 60% son titulados universitarios.

Es una muestra más de los beneficios, a nivel empresarial y social, que se obtienen a raíz de la innovación. La inversión en investigación y desarrollo (I+D) genera un valor añadido en las empresas. Y esto repercute positivamente en los actores sociales relacionados con la empresa.

 

LA REGIÓN DE MURCIA A LA CABEZA DE LA INNOVACIÓN NACIONAL

La Región de Murcia ha sido la comunidad que más ha incrementado el gasto en I+D en toda España. Ha aumentado la inversión en investigación y desarrollo en un 10,2% respecto a 2016. En este sentido, la inversión en I+D durante el año pasado alcanzó los 269,2 millones de euros. De este modo, la Región de Murcia estuvo por encima de la media nacional en inversión en I+D (Investigación y desarrollo).

Esta inversión durante el año pasado ha provocado un crecimiento de la industria regional. La apuesta por la innovación ha provocado que la industria local creciera un 5,5% durante los primeros diez meses del año. Esto registra el crecimiento industrial murciano muy por encima de la media nacional, un 3,3%.

 

LA INNOVACIÓN ES INDEPENDIENTE DEL SECTOR O TAMAÑO DE LA EMPRESA

De las 57 empresas beneficiarias de la línea de ayudas del Instituto de Fomento existen empresas de diversos sectores. Del total, veinte empresas pertenecen al sector agroalimentario y trece al sector TIC (tecnologías de la información y comunicación). Además, diez pertenecen al sector hábitat; cinco al sector salud; cuatro al agua y medio ambiente; dos al sector de la energía otros dos al de logística: y uno a la industria química.

Esto demuestra que la innovación no es exclusiva de un sector concreto. Además del sector, los proyectos de I+D son independientes del tamaño de la empresa o de la facturación de la misma.